El hombre que vas a ver a continuación decidió ayudar a una mujer sin hogar de 60 años que dormía en las calles de su vecindario.

Quizás a este hombre no le sobrara el dinero pero decidió ayudarla haciendo lo que mejor se le daba: le construyó una minicasa de madera. Por lo que vemos en el vídeo, este hombre es un artista del bricolaje.

Lo curioso de esta historia es que muchos vecinos suyos le preguntaron que cuánto le cobraba de alquiler. ¿What?! ¿Acaso no sabían que era una persona sin hogar? ¿De verdad piensan que alguien que no está verdaderamente necesitado va a pagar por vivir en una “caja de zapatos”?

El hombre hizo un bonito refugio para la mujer. Fue solidario a su manera. Muchas veces no necesitamos dinero para ayudar a alguien necesitado. A veces basta con una sonrisa o una palabra amable.

Por lo menos ahora esta mujer tienen un refugio seguro a donde acudir cuando esté cansada o enferma. Pero este gesto va más allá de lo material. El saber que alguien se preocupó por ella llena más que cualquier cosa material.

Sinceramente pienso que existe algo parecido al karma, es decir, si haces algo bueno por alguien de forma desinteresada, seguro que la vida tarde o temprano te devolverá el favor… con creces.

Así que ya sabéis, haced cosas buenas por la gente independientemente de cómo os traten y ya veréis cómo la vida os va bien en el futuro 😉

Si te ha gustado este vídeo, considera compartirlo con las personas cercanas a ti. Muchas gracias por tu apoyo.

Artículos relacionados