Por mucho que se prueben en laboratorios los diferentes elementos de protección, lo cierto es que hasta que una persona los utiliza en su cuerpo y la prueba es satisfactoria, no se puede decir que el experimento haya sido un éxito.

Hace poco se desarrolló un chaleco muy especial que, al menos teóricamente, debía ser capaz de proteger contra puñaladas.

Tan revolucionario parecía este invento que un periodista confío ciegamente en él y se decidió a hacer una prueba en donde iba a recibir puñaladas de verdad, nada de teatros. Sin embargo, no todo salió tan bien como se había pensado.

Esto es lo que ocurrió:

Cómo ya habéis podido ver, este chaleco no funcionó de la manera en la que se habían esperado. Uno de los creadores del inventó aseguró al periodista israelí que no había porque temer ya que el invento iba a funcionar.

Sin embargo, en en momento en el que clava el cuchillo descubren horrorizado como éste ha sido capaz de traspasar la protección del chaleco, y lo que es peor, ha llegado a penetrar en la piel del arriesgado voluntario.

Este hombre, según hemos podido saber, ha necesitado atención médica para poder cerrar todas las heridas y, por supuesto, ya desconfía completamente de este chaleco.

Los creadores aseguran que no saben cómo esto ha podido pasar… sin embargo, parece que no se van a rendir. Van a estudiar lo que ha ocurrido y perfeccionarlo para poder subsanar estos errores de cara al futuro.

En cualquier caso, el susto nos lo hemos llevado.

Artículos relacionados