Imagina que mañana sales a pasear por un parque y te encuentras a un grupo de personas reunidos entorno a un ilusionista que va hacer una demostración de sus poderes.

El ilusionista en cuestión se llama Criss Angel y es conocido por hacer unos espectáculos bastante impactantes. Pero eso tú no lo sabes.

El ilusionista coge a dos personas que están en el grupo y los tumba en un banco cada uno. Ahora mira lo que pasa 🙂

La magia es la realización de trucos o la creación de ilusiones.

Es un tipo de arte escénico que entretiene al público. Se realiza mediante un mago o un ilusionista. El mago hace cosas que parecen imposibles o sobrenaturales por medios ordinarios: trucos de cartas, la desaparición de personas, sacar un conejo de un sombrero, cortar a una persona por la mitad… son ejemplos de este tipo de magia.

Los primeros magos se remontan al antiguo Egipto, la Antigua Roma y la antigua Grecia, pero se sabe que incluso en épocas más tempranas existían personas que creían tener poderes especiales para la curación.

Los primeros magos eran considerados brujos, y se cree que tenían poderes sobrenaturales.

Estos hechiceros se supone que eran capaces de cambiar el tiempo, prevenir la enfermedad, curar a los enfermos, ganar el favor de los dioses y ayudar a ganar guerras.

Cuando el cristianismo se convirtió en la religión dominante en el siglo IV, se prohibieron los magos. Muchos fueron condenados a morir, porque se pensaba que eran brujos o adoradores del diablo.

Artículos relacionados