¿Sabías que ser amable conlleva un aumento de la producción de endorfinas en nuestro cerebro? Así lo puso de manifiesto un estudio realizado en la Universidad de Minnesota. Las personas que eran más amables en su vida diaria tenían mayores niveles de endorfinas, una de las hormonas responsables en nuestra felicidad.

Aquí hemos recopilado 12 casos de personas que realizaron buenos actos con otras personas. Toma nota: la vida adquiere otro color si eres amable con los demás.

1) La señora estaba muy cansada y dolorida. Este estudiante se ofreció a hacer de silla.

1

1

2) Esta chica se ofreció a enseñarle a escribir a este chico que ejerce la mendicidad en Egipto.

1

1

3) Un hombre se encontró con un coche cuyo cristal estaba roto. Estaba lloviendo y se tomó su tiempo en taparlo para que no entrara lluvia en su interior.

1

1

4) Este hombre dedica todos los días 30 minutos de su tiempo en leerle libros a este señor que tiene un ligero retraso mental.

1

1

5) En esta casa ofrecen flores para todo aquel que quiera regalarle una a la persona que ama.

1

1

6) La amabilidad no entiende de razas ni de religiones. No tiene prejuicios.

1

1

7) El dueño de este perro que ya falleció ofrece pelotas de tenis a todo aquel propietario de perro que acude a la playa a pasear. Jugar con nuestro perro es lo mejor que podemos hacer y este hombre decidió homenajear a su perro de esta manera: haciendo felices a otros perros.

1

1

8) Un caballero no duda en hacerse con la sombrilla de una terraza para que estas señoras no se mojen.

1

1

9) Esta chica acude todos los miércoles a comer junto a este vagabundo. Lleva comida para los dos.

1

1

10) Alguna persona decidió hacer un acto de amabilidad al azar. Pegó este sobre con unas monedas en una máquina dispensadora de bollería.

1

1

11) Este policía reparte habitualmente comida entre los más necesitados. ¡Esto sí es un buen servicio público!

1

1

12) Este corredor keniata iba a ganar la carrera pero se confundió en la última curva y se salió del recorrido. El que iba segundo le avisó y le dejó ganar.

¿Te ha inspirado algo este artículo? Pues regálanos un poco de tu amabilidad y compártelo en las redes sociales para que la gente sepa que también hay personas buenas en el mundo…y muchas.

Artículos relacionados