Un pequeño lugar indispensable en cualquier casa es un cuarto de baño: la higiene y la limpieza del lugar son requisitos indispensables. Pero esto no es suficiente, hay algunos aspectos también muy importantes a tener en cuenta.

Aquí vamos a recopilar algunas malas costumbres que tienen algunas personas en los cuartos de baño. Presta mucha atención.

¿Coges el pomo de la puerta de los baño públicos con las manos? ¿Dejas las ventanas cerradas? ¿Dejas tu ropa interior en el baño?…

Entiende por qué es necesario cambiar estos y algunos otros hábitos:

1) No lavarse las manos después de hacer tus necesidades.

Esto puede acarrear efectos graves para la salud ya que hay multitud de bacterias y gérmenes que proliferan en tus manos.

2) Coger la manilla de los cuartos de baño públicos.

Lo ideal sería que en el pomo de la puerta de baño estuviera en la parte inferior de la puerta ya que infinidad de personas usan el mismo baño… y no todas se lavan las manos después de hacer sus necesidades. ¿Te imaginas que una persona con gastroenteritis use ese pomo sin haberse lavado las manos?

24

3) Dejar las ventanas del baño cerradas.

Esto puede aumentar la humedad debido al vapor que sale de las duchas y así crear el famoso moho.

4) Dejar la ropa interior en el baño.

Algunas personas lavan su ropa interior en el baño. Lo que no saben es que esta costumbre es un riesgo para la salud. En el cuarto de baño es donde más proliferan las bacterias y los hongos.

5) Ducharse con agua muy caliente.

El cuerpo puede ser más susceptible a las enfermedades si te duchas con agua muy caliente porque este hábito elimina la capa protectora de la piel.

6) Dejar el cepillo de dientes en el lavabo.

Esto hace que los gérmenes se adhieran a tu cepillo de dientes.

7) Tirar de la cadena con la taza del baño cerrada.

Cuando se inicia la descarga de agua salpican algunas gotas con millones de gérmenes que quedan adheridos a la tapa del baño.

8) Usar pastillas de jabón para lavarse las manos.

Nos referimos al jabón de pastilla para manos. Los jabones limpian la piel, pero no matan las bacterias ni los gérmenes. Lo ideal es usar un dosificador como jabón para lavarse las manos.

9) Poner la cesta de la ropa sucia en el baño.

La cesta de la ropa sucia es uno de los mejores lugares para la proliferación de bacterias y gérmenes. Si además se encuentra en el baño, es una receta segura para que estos pequeños animales se vayan triplicando.

Artículos relacionados