Las fotografías naturalistas suelen ser las mejores, pero no solo las que incluyen a animales salvajes. Un simple ocaso sobre una espectacular montaña puede ser fantástico si queda inmortalizado en una fotografía.

Este artículo es un homenaje a todos esos fotógrafos que pasan horas muertas esperando el disparo perfecto que refleje la esencia de la belleza de un momento.

Pescando entre la belleza.

patrasevents.gr

Ardiente.

obozrevatel.com

Aguas cristalinas ideales para tomarse un descanso, lago en Austria.

(C) Herbert Meyrl

Electricidad, Utah, EE.UU.

© Alex Chamberlain

Claroscuro, Desierto del Namib.

© Erez Marom

Cuando el rocío se vuelve gigante.

© Jens Kolk

Tintes simétricos, el suroeste de Utah, EE.UU

© Yiming Hu

La tormenta desde la distancia, Denver.

© Haley Luna

Solo ante la Madre Naturaleza, isla de Skye, Escocia.

sfw.so

Hongo nuclear natural, Seattle.

http://wondrouspics.com/

Alfombra verde en Moravia.

© Marek Kiedrowski

Paraíso en la tierra, México.

http://www.revistaviajar.com.br/app/webroot/upload/images/xenotes_shutterstock_101839435.jpg

Un grandioso amanecer, parque nacional de Canyonlands.

© Yiming Hu

Supercélula, Canadá.

http://www.weathersnapshot.com/

Olas congeladas, Estados unidos.

© Jonathan Nimerfrokh

Amanecer en el campo.

Anfsco.com

Campos de lava, Hawai.

© Lorenzo Menéndez

Vida, Arizona.

© Mark Metternich

Cueva de hielo, Islandia.

© Brynjar Agustsson

Geiser, Nevada.

© Yiming Hu

Rocío en el Valle de la Muerte.

© Tom Cuccio

Artículos relacionados