Ya pasó la fiesta de Halloween. Parece que definitivamente se ha instaurado esta fiesta anglosajona en nuestro país. Ahora cientos de niños disfrazados de monstruos deambulan por las calles entrando a los comercios para ver si les dan caramelos u otra golosina… y los comercios ya están preparados para recibirlos y que se vayan contentos.

Sin embargo, en Estados Unidos sigue siendo otra historia.

Allí la tradición está mucho más arraigada y si llamas a la puerta del vecino éste te dará unos caramelos.

En el caso que hoy nos ocupa una pareja decidió salir a cenar la noche de Halloween pero no quiso dejar a los niños sin sus dulces o chocolatinas, por eso dejó unas cajas afuera llenas de chocolatinas y con un cartel que rezaba: “Sírvete tú mismo, pero sé considerado”.

Los niños empezaron a llegar. Todos parecen respetar lo que reza el cartel hasta que llega un adulto. Sí, damas y caballeros, los adultos somos mucho peor que los niños. Si no les damos ejemplo no me extraña que luego en el mundo sigan pasando cosas malas.

Observar a la única persona adulta que se pasó por la casa de estas personas que dejaron que los niños se sirvieran libremente de chocolatinas pero con moderación:

Si te ha gustado este vídeo, considera compartirlo con las personas cercanas a ti. Muchas gracias por tu apoyo.

Artículos relacionados