A casi todos los adolescentes les molesta que sus padres acudan a recogerle al colegio o que le acompañen hasta la puerta del mismo, lo ven como un atentando a su dignidad… no quieren que sus amigos piensen que son unos niños pequeños.

Eso mismo le pasa a Rain Price, un joven norteamericano que se avergonzaba de que su padre, amputado de una pierna, saliera a despedirle cuando Rain se montaba en el autobús del colegio.

Le pidió por favor que no saliera más, que ya no era necesario. El papá de Rain no solo no le hizo caso sino que siguió saliendo a despedirle de la forma más “ridícula” posible.

Este es Rain y su padre.

Y aquí están algunas de las diferentes formas en las que salió su padre para despedirle.

El Sr. Price ya se ha disfrazado de sirena, mariachi, novia, payaso e incluso de Caperucita Roja. Son solo algunos de los 170 trajes que se puso durante los años escolares de su hijo.

El Sr. Price dijo: “Es una manera de hacerle saber, de una manera diferente, que realmente nos preocupamos por él. Es la forma de un padre de decir “Te amo”.

Como podéis apreciar, el hijo no quería “taza” y obtuvo “taza y media”. Creo más bien que el hijo debería estar orgulloso de tener un padre con este genial sentido del humor.

Los disfraces del padre parecen no tener fin. No me imagino el tamaño del armario donde los debe guardar.

Artículos relacionados