Martinica y La Reunión: dos zonas turísticas increíbles de dominio francés

Francia es uno de los países más visitados del mundo en materia turística porque tiene todo para disfrutar, una cultura rica y una gastronomía que no deja indiferente a nadie. Dentro de su geografía, existen dos islas que son catalogadas como de ultramar y que regalan la oportunidad de sumar experiencias únicas en un entorno que es verdaderamente cautivador.

Salir a explorar lugares de impresionante belleza es uno de los planes que más persiguen las personas a lo largo de su vida. Estos se pueden encontrar en casi cualquier país, pues de encantos está lleno el mundo. Sin embargo, existen ciertos escenarios que todos deberíamos tener en la lista de deseos casi de forma obligatoria. Martinica y La Reunión son dos de ellos.

Martinica

Esta es una isla que está en el Caribe, pero pertenece a Francia. Regala playas que bañan costas de arena blanca y cuyo entorno se adorna a la perfección con palmeras y montañas. Como es un lugar tan hermoso, merece la pena contar con una guía de Martinica que permita tener claridad sobre lo que es más recomendable ver y hacer cuando se esté de visita allí.

La isla es un entorno muy especial porque todo transmite paz, por lo que se ha convertido en un destino ideal para descansar y disfrutar de todo su esplendor. Es recomendable darse un paseo (o al menos admirar) el espectáculo visual que regala la península de Caravelle, la montaña Pelada, la selva tropical y hasta los picos de Le Carbet.

Martinica también es conocida como la isla de las flores porque es bastante colorida, tanto a nivel de flora como en lo que respecta a su fauna. En general, es un espacio rico en biodiversidad que se puede ver y apreciar desde casi cualquier punto de la isla.

Pero lo natural no es lo único que domina. De hecho, Martinica tiene una serie de construcciones que también tienen su encanto y en las que vale la pena adentrarse para conocer más de su historia y su cultura. Son espacios como los vestigios de Saint-Pierre, la biblioteca Schoelcher, la hacienda Clément o la iglesia de Case-Pilote.

Como es una isla, también es posible practicar algunas actividades acuáticas, como el snorkel, el windsurf y el kayak que se pueden mezclar de forma muy especial con la rica gastronomía del lugar que está representada con platos como el Chatrou que es una comida hecha a base de pulpo o el colombo de cerdo o de pollo.

La Reunión

En este caso nos trasladamos al otro lado del mundo para explorar las particularidades de otra isla de ultramar de Francia que es conocida como La Reunión. Su ubicación es en el océano Índico y desde allí atrae a muchísimos turistas que están ansiosos de sumergirse tanto en su paisaje volcánico como en lo que ofrece la gastronomía en La Reunión.

Dentro de las especialidades que son referencia en este lugar se encuentra el rougail de salchichas, la vainilla Bourbon, el ron arreglado, los bouchonreunioneses, el cari, el gratinado de chouchou, las samosas, entre muchos otros. Para disfrutarlos, solo hay que ir con buena disposición para deleitarse al máximo.

En cuanto a su geografía, el punto final característico de la isla es el Pitón de la Fournaise que es uno de los volcanes más activos del mundo y tras sus actividades ha dejado abiertos espacios para practicar senderismo al mismo tiempo que se realiza la exploración de algunos cráteres volcánicos.

Por último, hay que dejar muy en claro que aunque se trata de una isla francesa, en realidad no solo converge la cultura propia de este país, sino que es una rica mezcla con africanos, asiáticos e indios que permite obtener un panorama musical, artístico y gastronómico bien diverso.

Ambas son islas de ultramar francesas que se presentan como paraísos tropicales en un entorno en el que es más o menos complicado conseguir tanto esplendor, lo que hace que cientos y miles de turistas las visiten cada año.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.