Adoptó un toro de corridas y vistió de ROJO frente a él. Ahora mira lo que sucede…

Christophe Thomas, un joven granjero francés, decidió hacer algo por los derechos de los animales.

Hace unos años, adoptó un toro destinado a ser toreado en Barcelona y decidió cuidarlo como si de una mascota se tratara. Quienes se lo cedieron le dijeron, sorprendentemente, que con suficiente cuidado, un toro podía ser más fiel que un perro.

Christophe Thomas no hizo nada más que alimentarlo, darle cariño y ser amable con él. Además, le puso de nombre Fadjen y lo trató como pocos se atreverían a tratar a un toro destinado a las corridas.

Pero el resultado de todo esto es para quedarse con la boca abierta.

Fadjen se convirtió, efectivamente, en una mascota tan cariñosa como un perro y ahora se la pasan recostados en el pasto, disfrutando sus días en Francia.

Christophe incluso usa ropa roja para demostrar que el color no tiene absolutamente nada que ver con el salvajismo de los animales.

Lo que Christophe se propuso enseñarnos con toda esta historia es que los humanos somos los únicos animales que disfrutamos de asesinar a otras especies por mero entretenimiento. Y personalmente, aunque acepto la alegoría histórica del hombre demostrando su fuerza para sobrevivir las adversidades de la naturaleza, no puedo soportar que se hagan masacres en honor a eso en nuestros tiempos. En lugar de eso, podríamos invertir nuestro tiempo en reconciliarnos con la naturaleza a la que tanto daño hemos hecho.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.