El desierto de Atacama, en Chile, está considerado como el desierto más árido del mundo. Tiene una extensión de 105.000 kilómetros cuadrados.

Esta primavera (octubre, noviembre en el Hemisferio Sur) se han dado grandes precipitaciones, cosa muy extraña en el lugar y que muchos atribuyen al cambio climático. Lo sorprendente de este caso es que de una tierra seca propia de un desierto han florecido millones de flores violetas.

La estampa del desierto tras el paso de estas lluvias es preciosa.

Según la NASA y confirmado por National Geographic, el desierto de Atacama es el desierto más seco del mundo.

La caída promedio de lluvia en la región es sólo de un mililitro por año. Algunas estaciones climáticas en el desierto nunca han reportado ninguna precipitación. El tiempo es tan árido en esa región del planeta que hasta los picos de las montañas que llegan a más de 6.500 metros de altitud no tienen glaciares.

Las muestras de suelo en Marte son similares a las muestras tomadas en el desierto de Chile. La NASA utiliza esta localización para probar instrumentos para futuras misiones al planeta rojo.

El desierto de Atacama en Chile causó un enorme conflicto de tierras entre Chile y Bolivia en el año 1800. La disputa terminó con la entrega de la tierra a Chile.

Nos despedimos con este vídeo en el que nos explican con más detalle qué es lo que ha ocurrido este año con las lluvias traídas por el fenómeno meteorológico de El Niño:

Si te ha gustado este artículo, considera compartirlo con las personas cercanas a ti. Muchas gracias por tu apoyo.

Artículos relacionados