Las motos clásicas suelen ser confundidas con las motos antiguas, ya ambas son de épocas anteriores. Sin embargo, para ser una auténtica moto clásica ésta debe contar con algunos requisitos desde el punto de vista jurídico.

Por lo menos en España, para ser una moto clásica deberá cumplir con estos tres requisitos: tener al menos 25 años de antigüedad, estar dentro del Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español y ser un vehículo que tenga algo especial que lo coloque entro los “vehículos de colección”.

¿Por qué asegurar una moto?

Si tu moto es clásica, lo más recomendable es asegurarla. Las personas no suelen hacerlo por distintos motivos, pero un seguro es ideal para protegerla ante cualquier peligro. Además, al tratarse de un clásico, de seguro el valor sentimental sea mayor que el gasto que supone asegurarla; de igual manera que valor económico de los clásicos suele ser elevado, por lo que protegerla resulta indispensable.

Por otro lado, los vehículos a motor deben ser suscritos a un seguro por su propietario, al menos si éstos piensan utilizarla por las calles. De manera que si deseas pasear o movilizarte en tu moto clásica, es necesario que ésta posea un seguro.

En caso de que sólo la tengas como un artículo de colección o adorno, entonces no es obligatorio contar con el seguro; pero sí es lo más recomendable para prevenir cualquier inconveniente que pueda pasar, como por ejemplo, en caso de algún desastre natural, robo, entre otros.

¿Cómo elegir el seguro ideal para tu moto clásica?

Los seguros motos clásicas a veces son difícil de conseguir, ya que las aseguradoras suelen tener planes para vehículos en general, es decir, para todas las motos por igual. Sin embargo, existen alternativas como las que ofrece Pont Grup que poseen planes diseñados exclusivamente para las motos clásicas, los cuales cuentan con las características necesarias para proteger este tipo de vehículos.

Entre las marcas aseguradas más conocidas de este sector es posible encontrar a Generali y Mapfre, que poseen una gran cantidad de opciones al momento de asegurar tu moto. Además, cuentan con todas las coberturas necesarias y su tiempo de respuesta es uno de los más rápidos del mercado.

Las coberturas más comunes suelen ser la responsabilidad civil obligatoria y voluntaria, protección jurídica, accidentes personales, asistencia en viaje, incendio con franquicia, robo con franquicia, rotura de faro con franquicia y daños propios con franquicia. Además algunos seguros también cubren los accesorios declarados y no declarados, los cuales según la aseguradora tendrán un monto de cobertura diferente.

Cuando estás buscando un seguro para una moto clásica no puedes detenerte a sólo pensar en el precio del mismo, ya que lo primordial y principal es pensar en el estado del vehículo y la protección del mismo. De un momento a otro ésta podría dañarse, recibir algún golpe, ser hurtada, entre otras desgracias; y aunque no hay que pensar de forma negativa, es preferible ser precavidos y contar con un seguro que permita cubrir cualquiera de dichos acontecimientos.

Los seguros de vehículos son igual que el de las personas, es preferible tenerlos y no necesitarlos, que necesitarlos y no tenerlos. Además, como comentamos anteriormente, si piensas usar la motocicleta es algo obligatorio, por lo que si es tu caso ya deberías estar buscando algunas de las mejores alternativas, las cuales podrás conseguir fácilmente en internet.

 

Artículos relacionados