Supo que no viviría para ver a su hija casándose. Por eso, esto que hizo fue muy emotivo

Cuando Jim Zetz, de 62 años, fue diagnosticado con un cáncer de páncreas avanzado, supo que no iba a vivir lo suficiente como para ver a su hija Josie, de once años, casándose con el eventual amor de su vida.

Sin embargo, con la ayuda de la fotógrafa Lindsey Villatoro, ambos, padre e hija, fueron capaces de caminar juntos por el pasillo nupcial, al menos una vez.

Lindsey ideó la boda perfecta para Josie, incluyendo flores, postres, un anillo de prometida y un hermoso vestido de la Semana de la Moda de Los Ángeles.
boda

Si bien Josie desconoce quién será su futuro marido, estaba rodeada de las personas más importantes de su vida.
boda

Y, por supuesto, el hombre que más amaba en la tierra, estaba justo a su lado.
q80

Fue un día muy emotivo para todos los involucrados ya que el conocimiento de que Jim “se iría pronto”, se cernía sobre las cabezas de todos. Aun así, Josie dijo que fue “el día más feliz de su vida”.
q80 (1)

El padre de Josie no estará allí cuando se ella se case de verdad… pero ella nunca olvidará ese día.
q80 (2)

Teniendo en cuenta las excepciones, no hay amor más verdadero que el que existe entre un padre y su hija. Hablo por experiencia.

Aquí te dejo un vídeo que recoge secuencias de esta emotiva celebración:

Walk me down the Aisle Daddy from Lindsey Natzic Villatoro on Vimeo.

Fuente: huffingtonpost.com

Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo con tus amigos/as haciendo click en los botones de abajo
[social4i size=”large” align=”align-left”]

Puedes seguirnos también en Facebook dándole “Me gusta” o suscribiéndote gratis al blog:

Introduce tu email:

Artículos relacionados

2 comentarios en “Supo que no viviría para ver a su hija casándose. Por eso, esto que hizo fue muy emotivo

  1. el padre muy feliz, un viejo que bien podría ser el abuelo, la cara de la niña bien triste. MIRA QUE LOS ADULTOS HACEMOS ESTUPIDECES PARA COMPLACERNOS A costa del sacrificio de los niños.

    • Ahí mismo dice que ella estaba muy feliz, nunca fue un sacrificio, pero es lógico que aún así se sienta tristeza a la vez, cuando piensas en que estás haciendo eso justamente porque tu padre morirá pronto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.