Voluntarios pulen la erección del gigante a mano

Una figura de tiza gigante de un hombre con un palo enorme está siendo remodelada. El mundialmente famoso gigante de Cerne Abbas en Dorset mide 180 pies de alto y será revisado a mano por docenas de voluntarios durante las próximas dos semanas.

Ha sido una característica de la zona desde el siglo XVII y necesita un suave pulido y cosquillas para restaurarla, incluyendo el pene erecto de 36 pies. Desde su última actualización en 2008, el clima se ha cobrado su peaje y las malezas han invadido el Gigante, desdibujando su previamente afilada silueta calcárea.

Embargoed to 0001 Thursday August 29 Volunteers work an the ribs as they refresh the Cerne Abbas Giant in Dorset, where people are working with the National Trust to re-chalk the giant figure that is thought to have been on the hillside since the 17th century and will be renovated by hand by dozens of volunteers over the next two weeks since its last refresh in 2008. PRESS ASSOCIATION Photo. Picture date: Wednesday August 28, 2019. See PA story HERITAGE Giant. Photo credit should read: Ben Birchall/PA Wire

Toneladas de la materia blanca extraída de una cantera cercana serán empacadas a mano en el contorno existente de 1,509 pies de la figura para asegurar que permanezca visible por millas a la redonda. La familia Pitt-Rivers entregó el Gigante al Fideicomiso Nacional para que lo cuidara en julio de 1920, y el Fideicomiso está planeando un año de celebraciones el próximo año para conmemorar el centenario.

Natalie Holt, gerente de campo del National Trust, dijo: `Recorrer al Gigante es un reto en muchos sentidos, no sólo por su tamaño, sino también por la gran inclinación de la pendiente en la que se encuentra. Hay que rehacerlo cada 10 años más o menos porque se decolora y se desgasta y se cubre de malas hierbas.

El primer trabajo es desenterrar toda la tiza vieja antes de martillar 17 toneladas de tiza nueva. El gigante es vulnerable a la erosión del agua de lluvia, que puede acumularse en su contorno de tiza y descender la colina a gran velocidad. Por lo tanto, es importante que nos aseguremos de que la tiza esté lo más apretada posible. Cuando estemos contentos de haber empacado la tiza, lo dejaremos en paz – y lo manipularemos lo menos posible – para conservarlo durante otra década.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.