El cadáver de la ballena jorobada misteriosamente descubierto en la selva amazónica

La ballena de 36 pies de largo sólo fue descubierta en la remota selva cuando aves carroñeras en picada alertaron a las autoridades locales con sus chillidos.

Mientras que no es una sorpresa que la selva amazónica esté llena de vida, un descubrimiento en particular la semana pasada dejó asombrado a un experimentado equipo de expertos en vida silvestre y biólogos – cuando se encontraron con el cadáver de una ballena jorobada de 10 toneladas en los arbustos de la isla brasileña de Marajó.

Las teorías preliminares sugieren que la ballena llegó a la orilla durante una tormenta o que ya estaba muerta cuando subió la marea, pero los científicos están confundidos en cuanto a cómo se las arregló para viajar tan lejos tierra adentro, o por qué estaba nadando en la costa de Marajó.

Funcionarios del estado de Pará del departamento de salud, saneamiento y medio ambiente explicaron que sólo los carroñeros que se balancean sobre el cuerpo de la ballena, en descomposición y de 36 pies de largo, les alertaron de su presencia, reportó The Independent.

El animal está siendo examinado por especialistas marinos del grupo local de conservación Instituto Bicho D’agua, con evaluaciones preliminares que sugieren que la joven ballena murió unos días antes de ser encontrada a unos 15 metros de la orilla. Sin embargo, Renata Emin, líder del proyecto, sigue cautivada por el descubrimiento del mamífero e intrigada por su viaje.

“Todavía no estamos seguros de cómo aterrizó aquí, pero estamos suponiendo que la criatura estaba flotando cerca de la orilla y la marea, que ha sido bastante considerable en los últimos días, la recogió y la arrojó tierra adentro, en el manglar”, dijo.

“Junto con esta asombrosa hazaña, nos desconcierta lo que está haciendo una ballena jorobada en la costa norte de Brasil durante el mes de febrero, porque se trata de un hecho muy inusual”, agregó.

Las ballenas jorobadas se encuentran típicamente a finales del verano y en el otoño, y mucho más al sur. Ya se han aventurado antes hacia el norte, hasta la desembocadura del río Amazonas, pero es extremadamente raro. Emin postuló que el joven animal fue separado de su madre, pero la causa de la muerte aún se desconoce.

“Dependiendo del estado de descomposición, es posible que ya se haya perdido alguna información”, dijo Emin. “Estamos recolectando toda la información que podamos e identificando marcas y heridas en su cuerpo para ver si fue atrapado en una red o golpeado por un bote.”

Dirlene Silva, funcionaria del Departamento de Estado, explicó que el acceso al cadáver y a su región de descubrimiento es tan difícil que hay que examinarlo y desmontarlo donde se encontró.

“Es muy difícil llegar allí y no hay forma de enviar una excavadora porque no podría pasar”, dijo Silva. “No hay forma de quitarlo. Para llegar allí, necesitamos cruzar el pantano”.

En cuanto al esqueleto de la ballena, sin embargo, el plan es desmantelarlo y preservarlo – para que el museo de historia natural en la cercana capital de Belém pueda conservarlo, estudiarlo y aprender de él. Con suerte, esto comenzará a revelar lo que le sucedió exactamente a este bebé jorobado – para que lo mismo no le suceda a otros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.