Hallaron un material más antiguo que la misma tierra

material más antiguo de la tierra

Así como lo lees. Este trascendental evento muy poco conocido por la mayoría de los mortales, sucedió en el mes de septiembre del año 1969, en una ciudad ubicada al suroeste de Australia, en una localidad llamada Victoria. 

Según los registros existentes sobre este acontecimiento, se trató de un gran cuerpo sólido prendido en llamas proveniente del espacio o, como muchos prefieren llamarlo, una enorme bola de fuego, que en su trayectoria dentro de la atmósfera desapareció, pero antes, se fraccionó en tres pedazos, para posteriormente impactar en la superficie de la tierra.

Esta bola de fuego no era otra cosa que un meteorito, el cual fue nombrado “el meteorito de Murchison”. Para beneficio de la ciencia, se logró rescatar unos cien kilogramos de los restos del material que formaba parte de su estructura.  

El hecho en sí, de mayor relevancia, es que a partir del estudio de este material se determinó, que los componentes allí encontrados eran orgánicos y de hidratos de carbonos (azúcares), lo que confiere validez a la teoría de que el surgimiento de la vida en la tierra fue posible gracias a este tipo de material orgánico, que provenía de la estructura de los meteoritos que caían en nuestro planeta.

Recientemente, se ha hecho otro hallazgo aún más sorprendente y es, que estos no son los únicos componentes que están contenidos en los meteoritos. Un equipo científico liderado por Philipp Heck, se dio la tarea de analizar nuevamente una fracción del denominado meteorito de Murchison, el cual se encuentra resguardado en las instalaciones del Museo Field de Chicago. 

material más antiguo de la tierra

Forma del material

En sus conclusiones, destaca, que se encontró un material, en forma de granos, llamado carburo de silicio, cuya dureza es comparable a la de un diamante y, su tamaño, se mide en micras, es decir, microscópico. Pero, lo que realmente le confiere asombro, es que, estos granos de carburo de silicio, presenta una característica o información anterior a la existencia de todos los cuerpos celestes que conforman el sistema solar, ya que datan de unos 300 millones de años previos a la creación de este sistema.

Este resultado fue arrojado al analizar los cambios que ocasionó el choque entre el carburo de silicio y los rayos cósmicos, que tienen la facultad, gracias a sus partículas, de modificar la estructura atómica de la composición inicial del material; pudiendo, a partir de su frecuencia, determinar con exactitud cuál es la edad de la muestra que se está analizando.

De manera que, tal como se ha establecido, el sistema solar tuvo su formación hace unos 4600 millones de años y según, estas investigaciones, los granos de carburo de silicio son unos 300 millones de años anteriores, incluso, algunos datan de más de 1000 millones de años a la creación del astro rey y demás miembros del sistema. Este trabajo de investigación, ha sido publicado por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de Norteamérica, a través de la revista Proceedings, para quienes deseen profundizar en el tema.

Según el promotor de esta investigación, Philipp Heck, este material, carburo de silicio, “es el material más antiguo que se haya encontrado” y lo ha catalogado como “auténtico polvo de estrellas”, hasta el punto de teorizar la formación de las estrellas y de la Vía Láctea, a partir de estos análisis.

Los investigadores determinaron, que las partes que se dividieron del meteorito de Murchison y que llegaron a la superficie de la tierra, eran diminutos “fragmentos de estrella”, que formaban parte de un Astro, de más de 7000 millones de años, que se encontraba recorriendo el espacio, envuelto por una especie de roca que lo protegía de agentes externos. La fuerza de gravedad, atrajo esta roca hacia la atmósfera y fue allí, que cayó sobre Australia.

Son muy pocos los meteoritos que han caído sobre el planeta tierra (menos del 5%)  y que se han tomado para su posterior investigación, que tienen en su composición, este tipo de material y en muy mínimas cantidades.En definitiva, el carburo de Silicio, arrojó indicios claros sobre el origen del sistema solar y el periodo previo a su formación, reafirmando, estudios anteriores que señalan que estrellas con carburo de silicio fueron responsables de la formación del sol.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.